Seleccionar página

exposición

 irreverente es una exposición de arte contestatario, que destaca la importancia del arte de la resistencia antisistema para amplificar la voz de la ciudadanía, y replantear el panorama socio-políticO nacional

La exposición incluye material gráfico sobre inclusividad, diversidad y emponderamiento femenino. El contenido reflexiona también acerca de la relación de las instituciones con la ciudadanía y viceversa, como respuesta a un sistema burocrático y jerárquico que favorece la falta de reflexión de los individuos que en él se insertan.
Además, Irreverente no solo presta atención al mensaje sino también a la forma. Así, muestra diseños herederos del arte de la contracultura, como una serie de seis siluetas recortadas en madera, tridimensionales, y pintadas con spray, que evocan el diseño conceptual y subversivo del Street Art.

Presenta también una serie de pinturas murales que fusionan el arte callejero con el tatuaje, o con la expresividad y dinamismo del cómic. Simbología icónica que apuesta por visibilizar a los colectivos más excluidos y que desafía al sistema establecido.

Si no ves esta imagen pulsa "Cargar página de nuevo"
arte urbano, streetart, queerart, stonewall, sandra solo, grafiti, mural

Irreverente aspira a que el arte no solo ocupe espacio en salas de exposiciones, sino a que recupere su lugar en el espacio público. Por eso apuesta por poner sus diseños al servicio de la sociedad. El arte como herramienta para revitalizar la comunidad; social, económica y culturalmente. Reconstruir espacios urbanísticos abandonados a través de la creación y de la intervención colaborativa de los vecinos del barrio con el artista.

La exposición incluye también la repetición en serie de un cartel callejero. Esta pieza pretende ilustrar precisamente la importancia de la repetición en el arte urbano y la propaganda política; Repetir diseños y mensajes en el espacio público, sobre diferentes superficies, es esencial para conseguir que algo se registre en la memoria de la gente. Porque la gente está ocupada y a veces tarda en darse cuenta de las cosas, por eso la repetición es un aliado imprescindible en el arte urbano. Una vez que el diseño se registra en la memoria del transeúnte la repetición le da poder, ya que nadie siente que los patrones y la repetición sean fortuitos, sino todo lo contrario, se entiende que tienen una razón de ser por lo que debe de haber algo importante detrás de ellos.

sandra solo, arte urbano, dia internacional contra la violencia de género, violencia machista, criminalización de la víctima

Además, la serie de carteles pretende sacar al individuo de su ensimismamiento, no solo a través de la repetición del diseño, sino por lo inusual de la imagen; La gente no está habituada a cruzarse en el espacio público con anuncios o propaganda para los que el producto no es obvio. Por eso, el efecto de una imagen inusual en el espacio público es alterar el “modus operandi” de la cultura del consumo, y cuestionar el control del espacio público.
El arte para despertar en el transeúnte una sensación de asombro con el entorno, para estimular su curiosidad y hacer que se replantee tanto su relación con lo que le rodea como con el status-quoEl arte como una herramienta para visibilizar lo que está justo delante de nosotros pero silenciado; Cosas que damos por supuestas y que no lo son, porque nos relacionamos con ellas como espectadores pasivos.

Criminalización de la víctima de violencia de género, violencia machista, viajaban solas
criminalización de la víctima de violencia de género o violencia machista, por Sandra Solo. El machismo mata.

Otra de las herramientas de protesta de la contracultura que tiene espacio en la muestra es el cómic, cuyo impacto politico-social, a través de la propaganda política o la prensa no es banal.
El cómic expuesto es Chocho Jarana una obra original e inédita. Su razón de ser es la misma que la del resto de la iconografía de la exposición; responder a la maquinaria de un sistema que dinamita el pensamiento crítico.

En conclusión la muestra propone contenidos que nos sitúan ahí donde no estamos, en el punto de vista del otro, para replantear esa relación compartida de la vida en común. Porque para hacer posible cualquier cambio no basta con el conocimiento de lo que está pasando, es necesaria tambíen la imaginación, precisamente para imaginarnos políticamente distintos.